¿Cuánto se paga de impuestos con un premio de la lotería o quiniela?

Tras los diversos cambios en la normativa de pagos de impuestos en las loterías en España hay muchos ciudadanos que no tiene claro cual es el porcentaje de las ganancias que deben pagar en impuestos.  Hay incluso quien se ha tenido que enfrentar a embargos al no poder afrontar el pago de impuestos tras ganar alguna cesta de navidad con recompensas en especie o incluso también, aunque parezca imposible, tras ganar algún premio de lotería. Debemos tener claro cómo tributan los premios de la lotería antes de comenzar a gastar o invertir el dinero conseguido.

Debemos tener claro que no todos los tipos de lotería tributan del mismo modo. Por ejemplo, la lotería de navidad, una de las más populares de España y más conocida como “El Gordo”, desde 2013 paga impuestos (antes no lo hacía y estaba exenta de tributación) pero estos ya aparecen descontados del premio a recibir, así que no vamos a tener ninguna sorpresa al llegar la declaración fiscal en junio: los premios del Gordo y del Niño, al ser sorteos estatales, ya vienen con los impuestos cobrados. La cantidad que recibamos la podemos gastar en el acto sin preocupaciones fiscales futuras. Además, no todos los premios del Gordo o del Niño tienen gravamen fiscal: sólo los premios de las loterías nacionales del estado de más de 2.500 euros de ganancia deben pagar impuestos, por lo que consecuentemente, los premios de lotería de menos de 2.500 euros están exentos de pagar impuestos.

¿Cuantos impuestos se paga por un premio de lotería?

Siempre, y de manera invariable, la cantidad a tributar es del 20% del premio ganado. A veces se genera confusión en este porcentaje debido a que los primeros 2.500 euros están exentos de pago, tal y como hemos explicado antes. Así que si, por ejemplo, ganamos un premio de 5.000 euros, al estar exentos los primeros 2.500 euros, a efectos reales estaremos pagan un 10% de impuesto. Deberemos pagar siempre el 20% de impuestos de la cantidad XXX, siendo XXX la cantidad resultante del premio obtenido menos los 2.500 euros exentos por hacienda.

De todos modos, tampoco debemos preocuparnos y hacer muchas cuentas: salvo que hagamos una petición al contrario, además de loterías del estado, ONCE, Cruz Roja y la mayoría de vendedores autorizados de lotería, suelen hacer ya la retención de dinero pertinente en el momento del cobro. Eso nos evitará algún susto.

En el caso de premios en concursos de televisión, sorteos de automóviles, mega cestas de navidad (cada vez más de moda), etc. Si que debemos andarnos con más ojo e informarnos si se nos ha retenido ya el impuesto del 20% en el cobro o no. Cada años aparecen algunos casos de personas que se han visto obligadas a malvender propiedades tras los requerimientos de hacienda. Mientras que estos pagos suelen ser más fáciles de realizar si tenemos liquidez, si el premio ha sido un automóvil, no podemos darle al estado un 20% de él, por lo que tendremos que conseguir, a veces con multa incluida como añadidura, el 20% de su valor para entregarlo a hacienda. Mucho ojo con esto.

¿Qué ocurre con los premios compartidos?

A al hora de pagar impuestos en loterías y sorteos lo relevante para hacienda es la cantidad a percibir, no la cantidad de agraciados. Todo premio superior a 2.500 euros debe tributar, ya sea para una persona o un grupo de 10 amigos que jugaban a ese número. No vamos a poder evitar pagar ese 20% de impuestos.

Sin embargo, lo que es muy importante, especialmente en casos de premios de cantidades altas, es que vayamos a cobrar el premio al banco todos los premiados. Si fuese una persona en solitario con la intención de luego repartir el dinero entre el resto de participantes, a hacienda le figuraría que el premio lo ha recibido de manera individual esa persona, y al repartirlo con ellos, debería pagar de nuevo un impuesto de donaciones, que no es precisamente barato, especialmente en algunas comunidades. Haciéndolo mal, pagaríamos impuestos dos veces: la primera por recibir el premio y la segunda por donaciones. Es muy importante, por tanto, cobrar de manera compartida el premio y no hacer luego repartos chapuceros que nos van a cubrir con más impuestos.

 

Premios fuera del país, de personas no residentes o de empresas

Hay situaciones en las que el premiado puede estar viviendo fuera del país, o incluso ser una empresa. Igualmente se les aplicará la misma norma del 20% de tributación , teniendo que indicarlo en su declaración de la renta en el año posterior o en el impuesto de sociedades si se trata de una empresa, para que hacienda ajuste la posible doble imposición a personas no residentes o para que compute como ingreso extraordinario si es una empresa. Especialmente en el primer caso, parece recomendable contratar a un gestor experto en el tema que se sepa manejar en asuntos de dobles imposiciones.

En caso de que ganemos un premio de lotería de otro país, ya sea de la UE o no, también deberemos pagar impuestos, ya que el IRPF no se refiere tan sólo a ganancias obtenidas en España, sino a nivel mundial. Recomendable de nuevo, hacerse con los servicios de un gestor experto en dobles tributaciones.

¿Qué documentación es necesaria para cobrar un premio?

Los premios de menos de 2.500 euros, además de estar exentos de impuestos, pueden cobrarse de manera anónima. Al contrario, todo premio de lotería, quiniela o sorteo, debe cobrarse identificándose, normalmente en una sucursal bancaria.

 

 

Documentación para pagar el impuesto

Tanto para cobrar estos premios de más de 2.500 euros como para pagar el impuesto es necesario identificarse, ya que la retención fiscal irá a nuestro nombre. Por tanto no se pueden pagar premios de más de 2.500 euros de manera anónima, ya que la entidad pagadora está obligada a identificar a las personas agraciadas. Recordamos que si son varios los ganadores deben identificarse todos ellos para evitar problemas fiscales a posteriori.

Premios en apuestas, poker online  y otros juegos online

Los jugadores profesionales online llevaban mucho tiempo quejándose de la manera de pagar impuestos, en la que al igual que en las loterías tenían un gravamen del 20% en sus beneficios. Sin embargo, no se tenían en cuenta las perdidas, que tan comúnmente suelen ocurrir en le poker o en las apuestas online. Esta ley ha cambiado, y aunque a diferencia de las acciones bursátiles, en la que podemos guardarnos las minusvalías para años de plusvalías, la ley les ofrece un tratamiento muy similar permitiéndonos equilibrar las ganancias con las perdidas, y por tanto, pagando menos impuestos. La tributación de las apuestas y el poker online, merecen sin duda un artículo aparte al ser distintas a la de las loterías y premios de quiniela.

  • Add Your Comment