Reunificación de deudas

Vivir con deudas en pocas ocasiones resulta cómodo y en menos aun, recomendable. Sin embargo lo común en nuestra sociedad es endeudarse, al menos, una vez en la vida para hipotecarse en la compra de una vivienda.  Quienes se manejen con cautela evitarán entrar en más deudas y créditos, pero si la situación no acompaña o simplemente no lo reflexionamos bastante, cabe la posibilidad de entrar en una espiral de deudas en la que al final tengamos demasiados frentes abiertos, con créditos y deudas chupándonos la sangre a través de intereses que pagamos de manera desorganizada. La reunificación de deudas puede ser una solución para frenar la sangría y comenzar a ver la luz al final del túnel, pero ya avanzamos que no va a ser la panacea ni nos va a sacar de los problemas como por arte de magia.

¿Qué es una reunificación de deudas?

Reunificar las deudas que tenemos pendientes es algo tan simple como unirlas todas en un único prestamos que pagaremos con unas condiciones lineales. En lugar de tener varios prestamos por los que pagamos diferentes cuotas, con distintos intereses y fechas de finalización , lo juntamos todo en uno y nos queda todo más limpio, a menudo rebajando el cargo mensual a cambio de aumentar el tiempo de pago. A menudo suele incluir una hipoteca, pues este es el préstamos más común en España. Se pueden unificar a otras hipotecas, préstamos al consumo como letras de coches, etc.

El proceso consiste en coger todos los créditos, préstamos e hipotecas pendientes y cancelarlas para unificarlos en uno solo. La entidad bancaria en la que vayamos a contratar este nuevo prestamo unificado deberá conocer las condiciones de cada uno de los créditos actuales para calcular como podemos afrontar, con ciertas garantías, este nuevo préstamo. Por ello debe tener conocimiento al detalle de nuestra situación financiera, ya que la reunificación de deudas no está al alcance de todos ya que hay que cumplir ciertos requisitos:

Requisitos necesarios para optar a reunificación de deudas

  • Capacidad de pago. A pesar del apego que podamos sentir por nuestra vivienda, a los bancos no les suele interesar económicamente embargarnos la vivienda por embargo. El calculo del nuevo préstamo reunificado ofrecerá unas cuotas que podamos ser capaces de pagar, aunque sea con el agua al cuello. Para ello deberán conocer cuales son nuestros ingresos y cuales los ahorros que podamos tener.
  • Garantías. En la mayoría de los casos está garantía será la vivienda, aunque dependiendo de la cantidad pueden ser terrenos, plazas de garaje, etc. También puede ser una persona que nos avale o incluso saldos vivos, tales como un plan de pensiones, depósitos o fondos de inversión. Nada nuevo bajo el sol. Eso si, para poder incluir nuestra vivienda como garantía, si aun está hipotecada esta deberá estar pagada en un buen porcentaje, así que si tu hipoteca es de menos de cinco años o apenas has pagado unas pocas cuotas, será dificial que puedas reunificar deudas con tu vivienda como garantía.
  • Reunificación. Al banco le interesa realmente que todas y cada una de tus deudas queden reunificadas, Así, en caso de que quiebres, será el único cobrador y no tendrá que discutir ni perder el tiempo con otras entidades acreedoras. Además, así sabrá que priorizamos pagar esta deuda frente a cualquier otra.

¿Reunificar deudas es gratis?

Reunificar deudas  nos va a significar un desembolso de dinero que debemos tener en cuenta. Hay tres costes que debemos afrontar al hacer una reunificación de deudas:

  • Gastos de cancelación de prestamos pendientes. Tal vez nos libremos de ellos si estaban en la misma entidad donde vamos a reunificar la deuda, pero si son en terceras entidades tendremos que aflojar la cartera. Dependiendo del tipo de crédito pueden suponer bastante dinero.
  • Gastos por el estudio y la formalización de la nueva hipoteca. Hay que volver a pasar por una tasación de vivienda, notaría, impuestos, etc. No va a resultar tan caro como en nuestra primera hipoteca ya que no hay cambio de titular, pero tampoco va a ser barato, ni mucho menos gratis.
  • Comisiones de intermediación. Esta puede evitarse si vamos nosotros mismos a negociar con cada banco. Sin embargo es habitual contratar agencias mediadoras porque tienen más experiencia, suelen conseguir mejores condiciones y nos evitan el trabajo de formarnos y visitar cada uno de los bancos. Eso si, cobran por su trabajo, normalmente en una comisión de porcentaje sobre el total.

Esta es una de las principales desventajas de reunificar deudas y es que cuando peor nos viene, nos encontramos con gastos extra en forma de comisiones, notarios, impuestos, etc.

¿Cual es la gran ventaja de reunificar deudas?

Vistos los gastos que nos puede suponer la reunificación de dudas, parece un poco contradictorio o al menos incoherente que al tratar de ahorrar en nuestros créditos, para empezar tengamos que hacer un desembolso importante. ¿En que ganamos al reunificar las deudas? Principalmente, en tiempo. Al reunificar las deudas bajamos la cuota mensual extendiéndola en tiempo. Más años para pagar el dinero que debemos. Ganamos tiempo para pagar la hipoteca. En lugar de estar pagando varios préstamos de alrededor de 1.200 euros durante los próximos 3 años (algo que vemos imposible de hacer al menos sin mucho sufrimiento) alargamos las cuotas hasta 6 años rebajando el pago mensual a 600 euros, una cantidad con la que si podemos sobrevivir.

La reunificación de deudas es una buena oportunidad para quienes se ven muy apretados por las deudas ya antes de meterse en verdaderos problemas de embargos, multas, etc, Deciden organizar su situación con unas condiciones que les permitan pagar lo que deben, sin unas apreturas tan extremas aunque acaben pagando durante más años, y muy probablemente, más cantidad de intereses. Habrá quien lo vea como una patada hacía delante pues al fin y al cabo, lo que hacemos es demorar una situación que debemos afrontar inexorablemente: pagar la hipoteca y los créditos que debemos. Pero si estamos con el agua al cuello es mucho mejor que afrontar embargos o incluso desahucios. Eso sí, debemos estar atentos a algunos peligros que tienen las reunificaciones de deudas:

Peligros en la reunificación de deudas

  • Pagar mucho más interés a largo plazo. Es muy probable que al extender el tiempo del crédito, debamos acabar pagando más intereses. Pero este aumento debe ser razonable y controlado. Debemos ajustar la nueva cuota a lo que podamos pagar pero tampoco mucho menos de lo que podamos, ya que cuanto más bajemos la cuota, más se alargará en el tiempo y más dinero en intereses acabaremos pagando.
  • Costes adicionales y comisiones.  Como ya hemos comentado en un punto anterior, deberemos volver a pasar por el notario y pagar impuestos y tasaciones en caso de incluir la vivienda en la reunificación de deudas. Además, probablemente usaremos los servicios de una agencia que se llevará su comisión por su trabajo. Debemos tener en cuenta que a costo plazo, la reunificación de deudas en vez de ahorrarnos dinero nos provoca un gran gasto.
  • Puedes perder las garantías. Plazas de garaje, terrenos o viviendas pueden pasar a formar parte del banco si no pagas tu hipoteca. Antes de la reunificación sólo la hipoteca tendría esas consecuencias y no el préstamo del coche, del dentista, etc. Al reunificar no podemos dejar de pagar ninguno de los créditos con la facilidad que podríamos dejar de pagar un crédito a Carrefour por la nueva TV que compramos…
  • Malos profesionales. Si vamos a usar los servicios de un intermediario, conviene informarse sobre su valía.

¿Me conviene reunificar deuda?

Cada caso es diferente, pero en principio reunificar deudas es para personas o familias que ven como están mermando sus ahorros y que por la situación que sea (un despido, una mala planificación económica, gastos imprevistos) ven que no van a poder afrontar todas sus deudas. Antes de meterse en problemas mayores como embargos, juicios o incluso desahucios,  pueden ganar tiempo, o incluso alcanzar una situación de equilibrio presupuestario definitivo alargando los pagos en el tiempo con el fin de rebajar sus cuotas a día de hoy.

  • Add Your Comment